Konstantin Ignatov. Traducido por nuestro blogger


Cuando le digo a la gente, que no me conocen tan bien sobre mi trayectoria, a menudo escucho decir: "Eres tan afortunado de ver todos los lugares hermosos de este planeta"

Pero para ser honesto, no las ciudades elegantes son las que te enriquecen como persona. Este año aprendí más de las personas que no tienen literalmente nada que una sonrisa y el amor que llevan en sus corazones.

Nunca he apreciado mi vida y todos los privilegios tanto como lo hago hoy. Aprendi que no estas viajando para hacer selfies frente a edificios bonitos, estas viajando para conocer gente. Cuanto más gente conozco, más me enamoro de vivir el estilo de vida.



Konstantin Ignatov contó su historia personal a través de Facebook

Konstantin Ignatov. Traducido por nuestro blogger


Cuando le digo a la gente, que no me conocen tan bien sobre mi trayectoria, a menudo escucho decir: "Eres tan afortunado de ver todos los lugares hermosos de este planeta"

Pero para ser honesto, no las ciudades elegantes son las que te enriquecen como persona. Este año aprendí más de las personas que no tienen literalmente nada que una sonrisa y el amor que llevan en sus corazones.

Nunca he apreciado mi vida y todos los privilegios tanto como lo hago hoy. Aprendi que no estas viajando para hacer selfies frente a edificios bonitos, estas viajando para conocer gente. Cuanto más gente conozco, más me enamoro de vivir el estilo de vida.



1 comentario:

  1. Hacer el bien a los demás, es la historia de éxito de todo acto, en Onecoin hacemos el bien enseñando a las personas a entender como funciona el sistema financiero, como funcionan las finanzas, el dinero y el surgimiento de las tecnologías disruptivas que venefician a las masas y perjudican a los grupos de poder.

    Los paquetes educativos te dan como bono tokens o fichas que sirven para minar la moneda ONECOIN que al día de hoy tiene valor en el mercado privado de la compañía y pronto se hará pública

    ResponderEliminar

Se respetuoso con tus comentarios, gracias